Reportes de Sustentabilidad sobresalientes, identificados en 2016

En abril de 2016 la Revista Mercado publicó una nota presentando los 10 Reportes de Sustentabilidad sobresalientes, identificados en 2016.

La relevancia que la práctica fue adquiriendo a lo largo de los años llevó a la Revista Mercado a, en 2011, encargar un proceso que incluye la evaluación de los reportes por parte expertos en la materia y que resulta en la selección de los 10 más destacados, sin orden de jerarquía. Como consecuencia, se contribuye a la divulgación de esta acción fundamental para transparentar la gestión de las compañías y, además, brindar algunas herramientas para mejorar su puesta en práctica.

La evaluación estuvo a cargo de profesionales con amplia experiencia en el tema, independientes, libres de compromiso, y con una sólida formación: Cristina López, contadora pública (UBA), experta en Responsabilidad Social, auditora social y coach organizacional (Presidente de Fundación el otro) y Adriana Rosenfeld, computadora científica (UBA) y Licenciada en Información Ambiental (UNL), auditora ambiental (certificada), experta en 26000:2010, con certificado de IRAM y Formadora de Formadores en RSE (certificada).

Todos los reportes considerados como sobresalientes presentan información de sus operaciones en la Argentina de manera oportuna, hacen mención al uso de lineamientos de responsabilidad social globalmente reconocidos y aplican como metodología de rendición de cuentas el GRI.

En esta edición 2016, el equipo de evaluación analizó 57 reportes, teniendo en cuenta criterios definidos y las características de la información.

DESCARGA DISPONIBLE:

2016.04. Revista Mercado. Rendir cuentas en RSE. Diez informes sobresalientes

 

En el enlace también encontrarán la nota que transcribimos a continuación, elaborada por Cristina López.

La agenda 2030. En la senda de los ODS

Las empresas han sido reconocidas como un socio fundamental para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados en el marco de Naciones Unidas en 2015. Ban Ki-moon declara al referirse a ello: “solo le pedimos que evalúen sus impactos en todas partes, establezcan objetivos ambiciosos y comuniquen de forma transparente sus resultados”.

Por Cristina López(*)

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, va mucho más allá de los Objetivos del Milenio (ODM) y en cada uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que plantea –con sus 169 metas–, hay un universo de acciones posibles relacionadas con las actividades organizacionales que pueden contribuir a su logro.

Alcanzar el cumplimiento de estos nuevos objetivos y metas dependerá de una Alianza Mundial revitalizada y mejorada, y es por ello que Naciones Unidas reconociendo que la actividad empresarial, la inversión y la innovación privadas son los grandes motores de la productividad, el crecimiento económico inclusivo y la creación de empleo, exhorta a todas las empresas a que “empleen su creatividad e innovación para resolver los problemas relacionados con el desarrollo sostenible”.

En línea con este llamado es que dentro del Objetivo 12. “Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles”, define la meta 12.6 en los siguientes términos: “Alentar a las empresas, en especial las grandes empresas y las empresas transnacionales, a que adopten prácticas sostenibles e incorporen información sobre la sostenibilidad en su ciclo de presentación de informes”.

Es decir, la Agenda 2030 insta a las empresas a cumplir con dos grandes desafíos:

1- Desarrollar un sector empresarial dinámico y eficiente que proteja al mismo tiempo los derechos humanos y respete al ambiente, de conformidad con las iniciativas internacionales relacionadas (como por ejemplo los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, las normas laborales de la Organización Internacional del Trabajo, la Convención sobre los Derechos del Niño y los principales acuerdos ambientales multilaterales), es decir, cuyo modelo de gestión organizacional esté basado en la adopción de prácticas sostenibles; y

2- Rendir cuentas periódicamente sobre los impactos sociales y ambientales a través de la presentación de informes/reportes/memorias de sustentabilidad.

De modo que, si contribuir a los ODS mediante modalidades de producción sostenibles y con una comunicación abierta y transparente del impacto que sus decisiones y acciones generan en la sociedad y el ambiente, esel rol esperado del sector privado, en este sentido, los reportes de sustentabilidad desarrollados aplicando rigurosamente metodologías internacionalmente reconocidas, se constituyen en una herramienta funcional a los ODS, por lo que resulta valioso promover su realización.

 

(*) Presidente de Fundación el Otro. Integrante de la ISO 26000 Post Publication Organization. Miembro del Comité Estratégico de Responsabilidad Social de IRAM. Secretaria del Subcomité IRAM de Compras sostenibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *